Los pregoneros en el Perú virreinal

Prólogo

Un personaje importante en el comercio al menudeo en la antigüedad era el llamado pregonero, que a voz en grito hacían patente su presencia y las mercancías con las que pretendían comerciar, siempre a una hora regular, siguiendo un recorrido preestablecido por lo que su puntualidad, más o menos exacta, siempre estaba garantizada para aquellas amas de casa que podían hacer sus tareas sin problemas, con la comodidad de saber que ciertos productos serían llevados hasta sus puertas con la consiguiente comodidad a la hora de sus quehaceres domésticos.

 Pero no sólo estos hombres de voz potente y clara eran comerciantes, también, y ante la falta de medios más apropiados de comunicación, existían pregoneros que anunciaban a golpe de trompetilla los edictos de las alcaldías o las órdenes de las autoridades competentes, consiguiendo de esta forma una garantía para que toda la comunidad fuera informada de aquellos acontecimientos u órdenes para la que era necesaria el enterado de los ciudadanos. Estos pregoneros eran, por lo general, funcionarios municipales y que han ejercido en muchos pequeños pueblos hasta hace bien poco en España y que por lo general siempre comenzaban su alocución con las siguientes palabras: “Se hace saber de parte del Sr. Alcalde que…”.

Otro personaje más o menos afín con los pregoneros eran aquellos hombres que con un desplegable montado en un trípode y dibujado a modo de comic contaban alguna historia acontecida, normalmente truculenta, a los curiosos que se agolpaban a su derredor y que también fueron llamados romances de ciegos y los cuales, me refiero a esos pregoneros, sobrevivían gracias a las dádivas de sus conciudadanos, siendo los precursores de la prensa rosa y de los periódicos de sucesos, a los que tan aficionados siempre fueron los latinos.

Volviendo al principio de este prólogo y para referirme a los pregoneros de productos alimenticios, que para eso esta es una web dedicada a la historia de la alimentación, recuerdo en mi niñez al repartidor de hielo, el cual llegaba en un carro tirado por dos mulas en los días de verano y con una voz potente gritaba: “El heleroooo, niñaaaa, la nieveeeee!” y como bajaban a la calle las criadas, los muchachos y muchachas o las amas de casa y como por el módico precio de un real podían mantener, a duras penas, los alimentos o refrescar el gazpacho hasta la noche, de esto hace ya medio siglo de la historia de España.

Como es lógico esta costumbre se exportó a las colonias y ahora mi compañero Jaime Ariansen revive, con gracejo y añoranza, la costumbre en la Lima  vieja (lo mismo se puede transportar a Cusco, Puno o cualquier lugar del Perú virreinal) de aquellos vendedores y a modo de ejemplo nos hace transportarnos a un lugar impreciso para que revivamos el costumbrismo romántico de aquella época. 

Artículo

En el Perú virreinal, los vendedores ambulantes remplazaban a los relojes, ya que cuando pasaban los pregoneros, las personas ya sabían que hora era y todos pasaban mas o menos a la misma hora, recuerden que por entonces no se le daba mucha importancia al tiempo y este método era suficiente. Les presentamos a estos simpáticos personajes que han escrito una colorida página de la historia de la gastronomía peruana. La lista oficial es la siguiente:

HORAS

VENDEDOR

CARACTERÍSTICAS

PREGONAR

 6 : 00

 Las lecheras

 Indias montadas en una mula trayendo leche fresca de dos lugares distantes

“Leche purita, leche sabrosa, de la borrosa vaquita
¡Jazmín y rosa! Leche purita de chocolate, bate que bate pura espumita”

 7 : 00

 La tisanera

Según los relatos, una mujer negra, vieja y gorda que en la cabeza tenía una canasta donde llevaba sus tisanas.

 “La tisanera se vaaa, tazaaaanaaa conieeeve”

 8 : 00

El panadero

Montado en una mula repartía el pan que fabricaban las panaderías

 

 9 : 00

 El aguador

 Generalmente era negro o zambo y era el repartidor de agua

“Del aguador cuando el burro estaba cansado, ¡ay! Andá durico, andá. Andá vivo y dirigente. Métase usted a presidente, sino quiere trabajá”

 10 : 00

 La tamalera

 Era a vendedora de tamales de maíz

“Canta el maíz a las diez.
De los andes ha bajado,
y en su largo recorrido,
encontró su hogar perdido
en las hojas de un banano.
Una pita de totora,
la amarró sin compasión,
convirtiéndolo en tamal.
A pesar del mestizaje
y su traje tropical,
el maíz fue generoso
y es el mismo tamalero.
Cuando pregone otra vez
con el nieto del maíz
traerá humitas a las diez”

11 : 00

Los pescadores

Quienes traían sus pescados para venderlos a toda la gente que los necesitaba

 

12 : 00

La frutera

Generalmente era negra

 

 13 : 00

 Ante con Ante

 

“Por eso a la una las calles
se alegran con vivos pregones
y por las esquinas en sendos peroles
las viejas maestras advierten a gritos
que el dulce llegó oliendo a canela
y a clavo de olor,
arrocito blanco ¡ahora!
Con leche pura mezclado
¡arroz con leche!
Para servirle señora
ante con ante tuntuna
Ya pasó la misa de una”

 14 : 00

 El bizcochero

 Generalmente era un indio o un zambo, era también repartidor y creó el juego de “la mosquita”

“El bizcochero y sus moscas,
llegan para dar las dos.
Con su grito los chiquillos,
se agolpan alborotados
Y eligen alguna mosca que
por la suerte o la maña
traiga la felicidad.
Si el niño elige un bizcocho
donde una mosca se posa
La pastosa maravilla,
será de su propiedad
Sin saberlo el bizcochero,
ha forjado una amistad
Niños y mosca unidos,
dulce solidaridad”

15 : 00

La vendedora

Vendía aves, pavos, gallinas y patos

 

16 : 00

El vendedor

Vendía pisco y aguardiente

 

 17 : 00

 La mixturera

Vendía unas lindas flores que tenían una fragancia estupenda

 

18 : 00

El sereno con el quesero

El quesero vendía sus ricos quesos

 

 19 : 00

 La mazamorrera

Pasaba por las calles vendiendo sus ricas mazamorras moradas

 

 20 : 00

El heladero

Vendía sus helados a los niños y a los adultos

 

 21 : 00

 El viejo sacristán y el vendedor de un dulce

 Salía a pedir limosna y se juntaba con el vendedor de un dulce que hoy lo podemos encontrar en Lima

“Revolución caliente,
música para los dientes,
azúcar clavo y canela,
para rechinar las muelas”

 22 : 00

 El sereno

Se paraba en todas las esquinas, apagaba los faroles y avisaba que la gente tenía que irse a descansar

“Avemaría purísima
las diez han dado
viva el Perú y sereno”

34 pensamientos en “Los pregoneros en el Perú virreinal

    • Lo hacemos perfectamente, no permitimos copias de nuestros trabajos, incluso solemos escribir nuestro idioma casi a la perfección.

    • Hace tiempo que no veía tamaña falta de Ortografía ! hummm… creo que no vamos a ningùn lado ni tenemos futuro ! , discùlpeme si soy tan crudo, pero la verdad que me siento decepcionado de mi paso por este valle de lágrimas y de no haber aportado lo que pude a mi amado Perù ! ,

      • Tiene razón, los comentarios que nos envían en este trabajo están muy por debajo del requisito mínimo que se podría admitir culturalmente en una persona, es triste pero cierto.

  1. es algo muy educativo pero sinseramente me parese injusto que no se puedo copiar ya que es difisil para algunas personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>