Historia de la sopa japonesa ramen

Carlos AzcoytiaEste trabajo es una trascripción de parte de una entrevista que me hicieron en el programa ‘Efecto mariposa’ de Radio Uruguay 1050 A.M. el día 27 de agosto del año 2012, ver al final reseña de dicho programa.

Cuando se habla de sopas y caldos es hablar de la historia de la humanidad porque fue la primera receta de cocina, pero eso por sí sólo no dice nada porque dicho alimento es mucho más que eso y si tuviéramos que hacer un esquema de los caldos o las sopas en la historia nos encontraríamos con qué los hubo innovadores, productos de laboratorios gastronómicos, sociales, poéticos, tristes o iconos de la modernidad. Se han tomado y se toman calientes y fríos, en definitiva son un mundo dentro del gran mundo de la cocina.

Existen y han existido caldos desde los más simples, compuestos únicamente de pan tostado, o frito en el mejor de los casos, con un diente de ajo hasta los de los que yo llamo de las mil caras o la sopa llevada a la categoría de arte como es el caso del chino-japonés ramen, que es motivo o germen de esta entrevista.

Deslindar la imprecisa frontera que existe entre la comida basura o Fast food y otra que es fácil de hacer, tradicional y de masas en los países de oriente, se hace tan difícil de comprender para la mente de un occidental que no es extraño perderse en laberintos interculturales, tradicionales y de seña de identidad de los pueblos.

Los que nos denominamos occidentales, europeos o sus descendientes, que habitan en sus ex colonias, por su cultura, incluida la religiosa sobre todo, desde hace siglos han intentado imponer al resto del planeta una concepción de su mundo en detrimento de la diversidad y riqueza de aquellos que fueron y son sojuzgados tanto física como económica y espiritualmente, vendiendo la idea de una vida mejor que sólo beneficia a la postre a ellos, porque al final los pueblos, llamémosle sometidos, rompen el equilibrio de todo tipo en el que vivieron durante muchos siglos y se degradan hasta extremos insospechados, llegando a ser tributarios de los dominantes y sin grandes expectativas de crecimiento en contraprestación.

En el caso del origen de la sopa ramen, de procedencia china, es curioso e interesante seguir su evolución porque llegó a Japón en momentos de escasez de todo tipo tras la Segunda Guerra Mundial.

El ramen en su país de origen, China, se tomaba con fideos cortados y con huesos de cerdo salados, nada más simple y barato.

En un Japón que de nuevo tomaba el impulso industrial tras la Guerra del Pacífico y crecía económicamente a pasos agigantados, como le ocurría a Alemania, con el beneplácito de sus vencedores que deseaban resarcirse lo antes posible de sus pérdidas, imponiendo pesadas cargas compensatorias a pagar en 50 años, se encontraron con la necesidad de vivir los trabajadores, la mayor parte del día, fuera de sus hogares trabajando en las fábricas e industrias.

El factor urbanístico y el crecimiento demográfico fueron determinantes en la alimentación, donde una ingente cantidad de personas debían alimentarse, de forma rápida, a una hora determinada y a precios muy baratos porque no era cuestión de dejar el sueldo en restaurantes, de ahí nació la ‘ramenmanía’.

Los hosteleros nipones luchaban por atraer a la mayor parte de la clientela y así el sencillo ramen fue evolucionando con nuevos sabores, consecuencia de ingredientes que lo iban desnaturalizando y a la vez creando un tipo de comida que se adoptaba, adaptaba y se nacionalizaba hasta llegar a ser parte de su cultura, de esta forma nacía un plato que hacía furor entre todos.

Más tarde, ya en la década de los 90 del siglo pasado, lo que fue una comida de emergencia llegó a convertirse casi en una ciencia y en una forma de mostrar, como casi todos los alimentos, su parte sacramental e identitaria, que puesta en la mente de un oriental la convirtió en casi un rito, inaugurándose en 1994 un museo en la ciudad de Yokohama donde el visitante puede recorrer, como a vista de pájaro, su historia, desde el invento del ramen instantáneo en 1958, gracias a la empresa Nissin y su director Momosuku Anda, hasta las distintas variedades o tipos según el lugar geográfico en que lo adoptaron.

En el mes de octubre de 2008 se estrenó una coproducción cinematográfica estadounidense-japonesa de cierta fama que llevaba por título ‘The Ramen girl’ dirigida por Robert Allan Ackerman e interpretada por Brittany Murphy donde se lleva casi a exaltar dicho alimento hasta la categoría de filosofía existencial.

Una comida rápida muy económica que se toma tanto en las casas como en los restaurantes y puestos ambulantes donde por 5 euros se puede almorzar  

Llegado aquí, y para terminar, me retrotraigo a algo que me escribió mi compañera Cecilia Restrepo Manrique, académica de la historia en Bogotá, casada con un ciudadano japonés, y que me comentaba que el secreto para que el caldo del ramen no quede insípido estaba en ponerle, a la hora de elaborarlo, mucho sentimiento y la fuerza del espíritu del que lo hace.

Una buena receta de ramen, hay tantas que, como en Andalucía ocurre con el gazpacho, sólo la que se presenta es una forma más de hacerla y que nos dará las pautas para conseguir otros tipos y entender las bases de dicho plato, haciendo constar que la que paso está muy difundida en Internet y según parece es del crítico culinario Kishi Asako.

1- Hierva agua en una cazuela grande. Añada huesos de pollo, ajo, jengibre, cebolleta verde, zanahorias, cebollas, algas kombu y otros ingredientes al gusto. Cueza a fuego lento durante más de 4 horas para hacer el caldo.

2- Cueza un trozo de cerdo en salsa de soja, sake y glutamato monosódico. El líquido será una salsa a añadir al caldo para hacer la sopa. Ponga esta salsa en un bol grande con cebolleta verde picada.

3- Ponga a hervir agua en otra cazuela. Eche los fideos a esta agua hirviendo durante aproximadamente 1 minuto, tapándolos. (Los fideos se cocerán rápidamente si se tapa la cazuela y se cuece a fuego intenso)

4- Mientras los fideos hierven, añada un poco del caldo a la salsa en el bol y mézclelo bien.

5- Una vez cocidos los fideos, sáquelos con una espumadera, remuévalos bien para quitar el exceso de agua y después añádalos a la sopa en los bol.

6- Compleméntelo con finos trozos de cerdo hervido, brotes de bambú, komatsuna hervida y escurrida, y huevo cocido.  


 

Datos del programa:

Nombre: EFECTO MARIPOSA
Radio Uruguay – 1050 AM LUNES A VIERNES de  14 A 16 hs
Conducción: Daina Rodríguez – Alberto Gallo
Participación al aire: Carolina Molla
Producción: Gabriela Giudice – Carolina Molla
Sarandí 430 – T: (5982) – 917 04 54
www.radiouruguay.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>